Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

SE FUE AL CIELO YESSI, DEJANDO A SU MAMÁ HERMELINDA LLENA DE DOLOR JUNTO A SU ESPOSO RAMIRO Y EL DESGARRADOR LLANTO DE SUS NIÑAS…

Oscar TreviñoJr. - 9 enero, 2021

Odiaba la tristeza Jessica Guadalupe Yessi Alejo del Ángel, por eso a su […]

Ajustar texto: 1896 vistas

Odiaba la tristeza Jessica Guadalupe Yessi Alejo del Ángel, por eso a su mamá Hermelinda, a su esposo Ramiro, a sus hermanos, les hizo prometer en algún momento de su vida, que evitaran llorar cuando muriera, le gustaría a su familia feliz, alegre, cantando, porque se iría con Dios a una mejor vida.

Pero el dolor para la familia fue inaguantable al momento del entierro, terminaron bañados en llanto… le pidieron al Creador que se apiadara, tuvieron que luchar contra sus fuerzas para retirarse de la última morada de Yessi, la No.177 entre calle Central y Poniente en el panteón Jardín de la Sección 16.

Pero ese llanto jamás será escuchado por el doctor Martín Castillo, el que en lugar de dar una explicación, prefirió irse una vez que le practicó a Yessi una cirugía estética en su cuerpo, en el Centro de Especialidades Médica y Estética CEME. MG y la abandonó en la plancha, sembrando el sufrimiento de su familia y dejando sin su mami a sus dos niñas de 4 y 5 años de edad.

En la Policía Ministerial del Estado, esperan el resultado de la autopsia, porque aunque no es parte de la investigación, asocian a Martín Castillo con su hermano Moisés Roberto Moy Castillo García, quien le enseñó la metodología estética, pero murió al estrellarse en un avión pequeño allá por San Fernando y descubrieron que también en su plancha, más de 10 mujeres de diferentes edades, fallecieron en circunstancias similares a Yessi.

Desde niña, Yessi con su familia pertenecía a la Iglesia Pentecostal Unida de México (IPUM), por eso acudían al culto a su templo ubicado en la colonia Obrera.

Espigadita, a Yessi le encantaba acudir al templo, muy buena niña con su mamá Hermelinda, con sus hermanas, hermanos, primos, amigos, eran aquellos días felices, pero siempre con la intención de superarse, decidió que tenía que irse a Estados Unidos de Norteamérica, por lo peligroso que se volvió su colonia.

Por eso apenas obtuvo la mayoría de edad, se fue a hacer los trámites de residencia en Brownsville, Texas, donde conoció a Ramiro, con quien contrajo nupcias y nacieron las dos pequeñitas, adoración del feliz matrimonio.

Pasaron los años, Yessi, era muy apegada a su mamá Hermelinda, le confiaban sus alegrías, penas, temores y así trascurrió el tiempo, de idas y venidas a Matamoros.

Yessi tenía 29 años de edad, de complexión delgada, pero a raíz de que se restringió las entradas y salidas de Matamoros por la pandemia del Covid-19, decidió en diciembre que era momento de hacerse una lipectomía, cuyo procedimiento era eliminar grasa del abdomen y piel. El sobrante de su grasa se la distribuiría en los glúteos.

Yessi hizo cita con anticipación con el doctor Martín Castillo, pues una de sus amigas se lo había recomendado, así que la lipectomía se programó para El Día de los Reyes Magos, pagando aproximadamente 5 mil dólares.

Al momento que ingresó al Centro de Especialidades Médico y Estética, ubicada en la calle Amapolas de la colonia Jardín, firmó varios documentos donde la intervención de Martín Castillo, lo excluía de toda responsabilidad, pero, el escrito debe analizarse si lleva los requisitos de la Ley en Tamaulipas.

De las investigaciones de la Policía Ministerial del Estado, se desprende que Martín Castillo durante la intervención de una hora y media aproximadamente, Yessi falleció a consecuencia de un paro cardiaco, intentó reanimarla pero todo fue inútil.

Por eso Martín Castillo, le comunicó a Dalia Patricia Castro Guajardo, dueña de la clínica, que Yessi había fallecido y que se lo dijera a su familia que estaba en la sala de espera, para luego quitarse su bata y salir como cualquier persona del CEME. MG sin ser visto por la gente que estaba en la antesala.

Así que Dalia llamó al 911 para notificar el deceso, luego le comunicó a la familia, por eso doña Hermelinda sabiendo que su hija Yessi gozaba de buena salud, estalló en llanto de allí que los familiares presentaron una denuncia por una posible negligencia médica contra el doctor Martín Castillo.

El médico legista que se encontraba de turno, Eduardo Cobos practicó la autopsia de ley, cuyo resultado lo entregó al agente del Ministerio Público IV, Víctor Manuel Morales, sin paciencia y sensibilidad, porque “siempre tiene montones de diligencias” ni atiende a la familia de Yessi, mucho menos a los medios de comunicación.

El cuerpo de Yessi fue atendido en la Funeraria Lozano el 7 de enero, con su esposo entristecido reconfortado por su mamá; doña Hermelinda, desolada, a las pequeñas hijas todavía ni les habían dicho lo que había pasado, pero lo intuían, familiares y amigos la velaron desconsolados.

El 8 de enero a las 11 de la mañana, el cuerpo de Yessi, partió en la carroza al panteón Jardín, acompañado por una veintena de vehículos en cuyas ventanillas se leía: te amamos prima, estarás en nuestros corazones, por eso reporteros de la Revista Vertical acudimos al sepelio en el panteón de la colonia Sección 16.

Los dolientes llegaron al panteón Jardín, allí doña Hermelinda inconsolable suplicaba piedad a Dios; Ramiro, desvalido una y otra vez veía la foto de su esposa, las lágrimas que caían de su cara, tiernamente las secaba su mamá con un pañuelo y lo acercaba a su vientre para tratar de mitigarle su dolor.

Los dolientes se abrazaban, los primos, las primas, los amigos… las palabras de resignación se escaparon, sus miradas se posaban en el ataúd de Yessi, que iba a descender a la tierra y brotaron las lágrimas de los dolientes en la última despedida de Hermelinda y Ramiro.

Doña Hermelinda desfallecía de dolor, con sus manos abiertas suplicaba, le agradecía al Señor por los años que pasó con su Yessi, sus hijos le acomodaron en una silla a un lado de Ramiro y una carretilla de tierra se espació en el ataúd, ya bajo dos metros. Alguien repartió rosas frescas blancas y rojas.

El pésame para doña Hermelinda y Ramiro, era de corazón, Yessi, era muy querida y apreciada, por eso se hizo muy difícil separarse del lote 177. Todavía uno de los tíos regresó a la tumba inundada de arreglos florales, porque algunas canastitas las voló el viento y con mucha ternura las acomodó en su lugar.

De allí nos trasladamos a la oficina de la Policía Ministerial del Estado, donde el caso de Yessi los tenía conmovidos, afloraron los sentimientos de solidaridad, porque cuatro mujeres, están al pendiente de la investigación, dos de los elementos consultados cuyos nombres reservaron, dijeron que hay un dato curioso.

Aunque no es parte de las averiguaciones, el autor de la lipectomía que le practicó a Yessi y que en las redes sociales identifican como Martín Castillo, se trata de Juan Martín Castillo García, hermano de Moisés Roberto, Moy, master en cirugía estética, que falleció al caerse en una avioneta prototipo el 13 de noviembre de 2018, junto con José Enrique Christian Ramírez, de Servicios Periciales en Cuernavaca.

De acuerdo con las crónicas de ese entonces La Verdad, El Mañana, Hora Cero, El Debate, entre otros, Moy, hermano de Martín Castillo -el que operó a Yessi-, pilotaba la nave y cayó de gran altura en el rancho El Sauz, por Loma Prieta en San Fernando, Tamaulipas, cuyo cuerpo quedó mutilado al impacto.
La Policía Ministerial sabía que tenía varias denuncias -pero por la secrecía de las investigaciones se desconoce-, porque una parte de sus pacientes mujeres, habían quedado en la placha al someterse a cirugías estéticas, pero otras están tullidas.

Incluso esas familias en los comentarios de la nota publicada en La Verdad de Ciudad Victoria, muestran su rencor contra el cirujano Moy –que todavía se pueden leer-, alegrándose de que falleciera, el propietario de C.M.A.E.Q. K-3 Centro Medico de Atencion Estetico y Quirurjico K-3 –así con faltas de ortografía-, ubicado en calle 12 y Bravo, donde Juan Martín Castillo aprendió a trabajar y pertenece al Colegio de Cirugía Estética de Tamaulipas, cuyo presidente, era su hermano, con foto e identificación en el periódico El Debate de Sinaloa.

Por eso los Ministeriales, están a la espera de la decisión jurídica que tome el Fiscal, atenido a que regrese de vacaciones y lo oriente el coordinador regional del Sistema Penal Acusatorio y Oral de Matamoros, Alejandro Barquín Guasco, en tanto Yessi ya está a dos metros bajo tierra, su mamá doña Hermelinda sufriendo, Ramiro, el esposo indefenso con sus hijas de 4 y 5 años curándoles el llanto, la familia destrozada y Martín Castillo, el autor de la cirugía, oculto, reprograma citas por internet, para hacer nuevas operaciones estéticas.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter