Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

PANCHITO LE DIO UN TRAGO A LA BEBIDA MONSTER, CAYÓ EN COMA Y ASÍ DORMIDO, SE FUE AL CIELO…

Oscar TreviñoJr. - 25 abril, 2022

El niño de la sonrisa maravillosa, Francisco Cristaldo Galarza Cervantes, Panchito, se fue con Dios dejando destrozada a su familia en Matamoros, Tamaulipas, a quienes le conocieron, así como a los millones de internautas de todo el país y América Latina, que estuvieron al pendiente de su salud.

Ajustar texto: 651 vistas

El niño de la sonrisa maravillosa, Francisco Cristaldo Galarza Cervantes, Panchito, se fue con Dios dejando destrozada a su familia en Matamoros, Tamaulipas, a quienes le conocieron, así como a los millones de internautas de todo el país y América Latina, que estuvieron al pendiente de su salud.

El caso de Panchito, de 6 años de edad, con domicilio en la colonia Treviño Zapata conmovió, porque el 16 de abril en la casa de su abuelita María Guadalupe Jaime, bebió de un vaso que estaba en la mesa, el refresco energizante Monster, se sintió mal, fue internado en el Hospital General, cayó en coma del que nunca salió.

La noticia incubó en las redes sociales, pero estalló porque los cibernautas comenzaron a interesarse por la salud de Panchito, se promovieron cadenas de oraciones, se pidió dinero para ayudar en los estudios médicos, porque Jessica Jazmín Cervantes, madre soltera de Panchito, sin empleo, batallaba para solventar gastos.

Solo hay un antecedente que desconocía la familia de Panchito con Monster en 2012, Fede, una adolescente de 14 años falleció por beberse el contenido de dos latas de 700 mililitros de la bebida energética, ingiriendo 480 miligramos de cafeína en menos de 48 horas. Sus padres, Richard Fanciz y Wendy Duke, presentaron una demanda ante el Tribunal Superior de California, en Estados Unidos de Norteamérica.

Los progenitores consideraron que sufrió una arritmia cardiaca debido a la toxicidad de la cafeína en la bebida, agravando una dolencia de la menor, que padecía el síndrome de Ehlers-Danlos, una alteración genética que causa un defecto en una proteína del cuerpo. También afecta la piel, las articulaciones y las paredes de los vasos sanguíneos.

El abogado de los padres, fundamentó la demanda en que el Monster, oculta deliveradamente los potenciales peligros de la bebida. La marca por su parte, contrató un equipo de médicos para estudiar el caso, concluyendo finalmente que el fallecimiento de la menor se dio por causas naturales. -Ni modo que perdiera-.

En Matamoros, la cortita vida de Panchito, el niño de la sonrisa maravillosa y ojos de pingo, quedará en la memoria para siempre de quienes han visto su fotografía, por eso muchos cibernautas seguramente lloraron al saber del fatídico deceso.

Para Jessica, su canción favorita se llama Mi Pedacito de Cielo, siempre se la dedicaba a Panchito, porque parte de la letra, a su juicio es lo que sentía por el niño de la sonrisa maravillosa y esos arrebatadores ojos de Pingo Colorado:

Mi pedacito de cielo/te amo con toda el alma/ eres el aire fresco/de cada mañana/Dios con sus propias manos/dibujó tu sonrisa/ y con un soplo de aliento/te trajo a mi vida/Mi pedacito de Paraíso/Mi Mar de Agua Clara.

Justo en abril, si de por sí Panchito era feliz, rodeado del cariño de su hermano mayor, de su mamá Jessica, de sus abuelitas María Guadalupe Jaime y Jireth Guillén, veía sus mejores días por festejos tan seguiditos.

Primero, el 10 de abril, Panchito con su familia felicitaron a la abuelita María Guadalupe Jaime, eran el uno para el otro, el pequeño de sonrisa maravillosa estuvo a su lado, hasta se tomó fotos con ella y los globos de 79 años.

Panchito le dio muchos abrazos y bañó de besitos a su abuelita María Guadalupe:

“Ague, te quiero mucho”. “Quiero que vivas muchos años, ¡más que yo!”

-No mijo -respondió la abuelita -comprendiendo los sentimientos del niño de la maravillosa sonrisa, que la embrujaba con sus ojos de pingo-.

Luego el 13 de abril, su hermanito cumplió 13 años de edad, su héroe, el mayorcito, Panchito se tomó una fotografía con él, ambos fundidos en un fuerte abrazo y claro, ¡el delicioso pedacito de pastel!

Los pequeños detalles de su corta vida, Panchito los atesoraba, los disfrutaba a carcajadas, como aquella vez que con su mamá, le pidieron a un conocido que, si los llevaba al centro de la ciudad y así se ahorraron la pesera: se fueron en el carretón, tirado por un cuaco trasijado, pero que disfrutaron juntos lo lindo de la vida.

Un sábado 16 de abril, Panchito junto con su familia se encontraban de visita en la casa de su abuelita en el Fraccionamiento Las Brisas, cuando uno de sus primos destapó la bebida energizante Monster y se sirvió en un vaso, de allí que el niño bebió un poco porque tenía sed.

El caso fue que Panchito se comenzó a sentir mal de salud, por eso al percatarse que casi se desmaya,  decidieron retirarse a su casa en la colonia Treviño Zapata, pero en el trayecto en automóvil que conducía su padrastro, empeoró la situación, de allí que lo trasladaron de urgencia al Hospital General Dr. Alfredo Pumarejo.

Los médicos diagnosticaron que Panchito presentaba síntomas de intoxicación aguda y muerte cerebral, aunque necesitaban hacer otros estudios para cerciorarse, dejando sin palabras a su familia que esperaba en la antesala, porque solamente pensaban que era un desmayo pasajero.

A partir de ese momento, el cielo se cayó para la familia de Panchito. Su mamá Jessica sin empleo, pero confiaban en que se solucionaría, por eso se reunieron para decidir qué hacer:

“Dios es Grande, nunca lo va a abandonar, Panchito es un niño noble, lo queremos mucho, vamos a pedir ayuda por internet, a mucha gente han ayudado y nosotros necesitamos pagar por otro examen”, la familia estrechaba lazos fuertes.

Hasta la abuelita Jireth pidió:

“A mí también háganme un feis, yo también tengo amigas que me pueden ayudar. Por eso el 17 de abril en las redes sociales apareció el texto de ayuda con emoticonos de rezos y caritas bañadas en llanto”.

De hecho, la abuelita Jireth pidió que al lado de su nombre anotaran Mi Ángel de la Guardia:

“Pido oración para mijo (Panchito) ke no sea tumor el de su cabesita y ke pronto le kiten la entubado ah mi niño por favor tu con tu sangre vendita kita toda enfermedad de mijo  te lo pido padre selestial la sangre vendita de dios kita toda eso ke tiene mijo y esta luchando  mi bebé por su vida”.

Para rematar el mensaje, se pide la ayuda:

“Si deseas apoyar a esta familia puedes depositar a la cuenta 4152313621852503 de cuenta BBVA o dialogar con ellos en las afueras del nosocomio”.

El mensaje de texto, como el de Jessica y otros familiares, caló en las redes sociales que de inmediato hicieron eco,

traspasando Matamoros, Tamaulipas, ciudades y estados de territorio nacional, Valle de Texas y América Latina como:

Noticias De La Mixteca Poblana; Línea Roja SLP; R Noticias Región Chatina; Reyes de Juárez; Poza Rica Te Informa; Noticias PULSO CAMPECHE; Fenómenos Naturales Noticias; CDO Noticias; El Estatal Noticias LL; Dímelo Esmeraldas Tv (México); La Dekonstrucción; Noticias de Ciudad Madero; El Portavoz Regional Noticias; Noreste Noticias; RedSiete.

En cada Cibernauta seguramente estaba la imagen de Panchito con su maravillosa sonrisa y sus ojos de pingo, acompañado por su mamá, por su abuelita.

El dinero apremiaba y desesperada Cinthia Pardo Jaime, prima de Jessica publicó en su Facebook:

“Chicas estaré realizando una rifa de algunos premios que se han ofrecido chicas a colaborar para poder apoyar a mi sobrinito (Panchito).

Muchas gracias por el apoyo DIOS LAS BENDIGA”.

En las redes sociales, se publicó que la Secretaría de Salud en Tamaulipas, Gloria Molina Gamboa, había turnado el caso de Panchito a la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios -Coepris-, para su investigación.

¡Pero ola!, el titular de Coepris en Matamoros, Ricardo González es un Contador Público, propietario de una imprenta.

Quería Jessica trasladar a su Panchito a una clínica en Monterrey, Nuevo León, pero los doctores en Matamoros, recomendaron que la posibilidad era mínima, debido a la gravedad del caso.

El martes 19 de abril Jessica subió a las redes sociales un mensaje de texto desgarrador para Panchito:

“Papi te vas a recuperar mi Panchito (a un lado de la frase colocó un emoticón de corazón en azul y continuó) Mi bebito (cerrando con un emoticón en un corazón con ojitos de corazoncito)”.

Las muestras de cariño, de respeto, de solidaridad, comenzaron a inundar las redes sociales, la Fundación Cazando Sonrisas de Matamoros, Tamaulipas, suplicaba ayuda para Panchito, porque se necesitaba practicarle otra tomografía.

El 21 de abril sucedió lo que se temía y Cinthia Pardo fue la que redactó en su muro de Facebook un doloroso mensaje:

“Chicas solo para darle está terrible noticia, mi sobrinito (Panchito), acaba de fallecer, sabemos que ya estás con papá DIOS, por qué eres un angelito Panchito.

Les agradezco a todas las personas que apoyaron y alas que siguen apoyando A mi prima DIOS LAS BENDIGA A TODAS, gracias por estar al pendiente.

Vuela muy alto papi, vuela muy alto pequeño angelito”.

Fue velado en su casa, allá en la colonia Treviño Zapata, allá en su barrio al que adoraba, en donde jugaba con sus amiguitos, donde hacía feliz a su mami Jessica, fue sepultado en el panteón de los corazones buenos, allí estará por un largo tiempo Panchito, el niño de la sonrisa maravillosa y los ojos de pingo.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter