Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

ENTRE LA MISERIA, SOBREVIVEN LOS BOMBEROS DE MATAMOROS…

Oscar TreviñoJr. - 22 enero, 2021

Por el amor que sienten por su trabajo, sobreviven esclavizados 17 bomberos de […]

Ajustar texto: 677 vistas

Por el amor que sienten por su trabajo, sobreviven esclavizados 17 bomberos de base, 14 de contrato, ocho voluntarios incluyendo tres mujeres, en la Estación Central del H. Cuerpo, dos subestaciones urbanas y la rural de la comunidad Ramírez, que ni siquiera tiene una pipa para apagar incendios en cualquiera de los 78 ejidos de Matamoros.

Ese amor tóxico por ser Bombero vive de las migajas que les avientan todos los presidentes municipales de Matamoros desde hace años, entregando máquinas de quinta mano, humillándose para recibir equipo caducado de combate al fuego, de sus homólogos de Harlingen, Brownsville, Los Fresnos, Texas; Reynosa y Río Bravo.

Se formó un comité donde los 160 mil usuarios de la Junta de Aguas y Drenaje, obligatoriamente donan un peso para ayudar a los traga humos, pero el gerente general, el panista Guillermo Federico Lash de la Fuente y el empanizado presidente del Patronato de Bomberos, Miguel Treviño Avilés, administran el dinero para sus bolsillos.

De ese donativo de los habitantes de Matamoros para los bomberos, ha salido para pagar más de 700 mil pesos en la clínica San Charbel, por la operación de corazón abierto de Miguel Treviño, más de 500 mil pesos de gastos médicos porque junto con 10 miembros de su familia se contagiaron de Covid-19, que aun enfermo se religió el 1 de enero, que pese a ser doctor, ni siquiera preguntó en su momento por Julio Gauzín, el traga humos que murió atropellado mientras combatía un incendio.

Tan amolado está el H. Cuerpo de Bomberos de Matamoros, que sus salarios oscilan entre 3 mil 200 y 3 mil 700 pesos catorcenales, de los que tienen que mantener a su familia, inscribir a sus hijos en la escuela, comprar sus uniformes de trabajo con todo y zapatos, ahorrar un poco para almorzar, comer en su trabajo, porque decenas de veces se quedan sin cenar que para mitigar el hambre, beben agua hasta empanzarse.

Para que les alcance en el hogar, las esposas y los hijos ayudan con el gasto, los bomberos en su tiempo libre son carpinteros, albañiles, electricistas, cortan zacate en los solares; hacen rifas el 24 y 31 de diciembre para lograr sus aguinaldos, comprar ropa a sus hijos, a la esposa y de pilón, la gente de Matamoros, les reclama:

¿Y dónde está el peso que donamos en el recibo de la Junta de Aguas y Drenaje?, somos 160 mil usuarios, son 160 mil pesos mensuales los que reciben.

-¡Si lo trajéramos en el pantalón, se nos romperían las bolsas! –de inmediato responden los bomberos con un dejo de dolor-.

Se pueden alivianar cuando un alma caritativa les dona 20 ó 50 pesos, que repartirán entre los voluntarios del turno de Bomberos, siquiera para que les alcance para la pesera, porque andan de pedinches para comer en el turno, ya que ni un solo peso ven de ese Patronato, que para borrar huellas de una auditoría,  su presidente Miguel Treviño cambió por Asociación Civil.

Más de 10 bomberos a condición de ocultar sus nombres, porque de lo contrario serán despedidos y a otros ya no les renovarán los contratos, narran su esclavitud, sus temores, han callado que la máquina apagafuegos que costó 14 millones de pesos y que el alcalde Mario Alberto López, La Borrega entregó como nueva, es usada y solo se usó para cargar diésel porque se descompuso.

Los habitantes de Matamoros, siempre han tenido una especial simpatía por los bomberos, los niños de antes se sentían halagados porque los saludaran, de allí que hubo un momento en que había 20 voluntarios, hoy nadie quiere, lo guardan como un bonito recuerdo y se dedican a otro oficio.

Sucede que en el periodo 1984-1986 cuando fue presidente municipal, Jesús Roberto Guerra Velasco, fue la última vez que el H. Cuerpo de Bomberos recibió tres máquinas nuevas para combatir quemazones.

Pasaron los alcaldes Fernando Montemayor, Jorge Cárdenas (segundo periodo), Tomás Yarrington, Ramón Antonio Sampayo, Homar Zamorano, Mario Zolezzi (qepd), Baltazar Hinojosa, Erick Silva, Alfonso Sánchez, Lety Salazar, Jesús de la Garza y Mario López, La Borrega.

Con Baltazar Hinojosa, se crearon las subestaciones de Bomberos, pero el salario nunca se incrementó. Los elementos tuvieron 5 uniformes, el equipo estructural contra incendios: casco, monja (especie de pasamontañas) chaquetín, pantaloneras, tirantes, guantes, botas y tanques de respiración, se consiguieron porque el comandante Silvestre Arellano, daba cursos en las maquiladoras a cambio de equipo.

El empanizado Jesús Chuchín de la Garza, les aumentó a mil pesos parejo a los bomberos, por eso el que ganaba 2 mil 200 pesos, ahora gana 3 mil 200; muchos de ellos están certificados en Harlingen como seguridad, protección, prevención, tecnologías de supresión de incendios, rescatistas y otros, con el conocimiento de la experiencia, que fluctúa en cinco y 15 años de antigüedad laboral.

Los directivos de las maquiladoras y los donativos de los habitantes de Matamoros, se han detenido hace más de cinco años, porque tienen que pasar por las manos de Miguel Treviño Avilés que lleva 13 años consecutivos al frente. Ni como rezarle a la Virgencita de Guadalupe, ni a San Judas Tadeo, imágenes que veneran, porque el alatar que montaron, ni hay acceso por la bola de triques que lo impiden.

Por eso entrevistamos en su oficina a Humberto Salazar, comandante del H. Cuerpo de Bomberos y con pena, avaló los señalamientos de sus compañeros anónimos.

De hecho, a Humberto se le hizo un nudo en la garganta, bajo la cabeza, cuando escuchó lo que ya sabía, porque los bomberos tienen que andar comprando colorante del Caballito, para pintar de azul sus pantalones que compraron en el tianguis como uniforme.

Con cubrebocas, Humberto dijo, que ya se había planteado un pliego petitorio a Miguel Treviño y a Federico Fernández, para que les surtieran uniformes nuevos, porque desde la administración pasada siguen con las mismas garras:

“Pero ya ve, todo quedó en el tintero, a Federico lo acaban de cambiar como Secretario del Ayuntamiento, en el pliego, especificamos la categoría, el escalafón para apoyar a los bomberos que quieran superarse, porque varios están certificados en urgencias médicas, manejo de material peligroso…”.

-¿Los bomberos de Matamoros están en peligro al combatir un incendio, porque usan equipo caducado?

-Sí…el equipo integral, dura entre 5 y 7 años, lo que nos han regalado de Texas, ya rebasaron la caducidad.

En la petición entregada al Ayuntamiento, Humberto cotizó en Guadalajara el equipo estructural en 14 mil pesos cada uno, pero Federico le dijo a Miguel Treviño y recibió como respuesta que ya tenía cotizado en Texas una oferta de mil 800 dólares (34 mil pesos aproximadamente, el doble del costo total), pero ni uno, ni otro:

“A raíz de que Miguel Treviño cambió de Patronato a Asociación Civil de bomberos, otra vez, le pedí por escrito desglose de facturas para saber qué puedo pedir de equipo, pero me lo negó porque para él no soy nadie, por tanto, solo Guillermo Lash y Miguel Treviño saben en qué se han gastado más de 14 millones de pesos, durante 12 años que mínimo, donarían los 100 mil usuarios un peso a la JAD”.

La Estación de Bomberos, se ubica en la calle 12 y Río Bravo, que actualmente en el interior usa extensiones, porque una parte carece de energía eléctrica, edificio que también alberga a la dirección de Protección Civil, con un nido de cucarachas, que en la mañana el personal administrativo, tiene que matar a pisotones y con Raid mata bichos, porque caminan en los auriculares de los teléfonos.

La Subestación 2, ubicada en Pedro Hinojosa y kilómetro 8 carretera Lauro Villar, tienen encerrada, descompuesta, para que nadie la vea, la máquina apagafuegos que costó 14 millones de pesos y que entregó el alcalde como nueva en Valle de Casa Blanca el 30 de septiembre de 2020:

“La máquina de bomberos si funcionaba pero, tuvo un corto circuito, desgració el panel donde va el sistema, es complejo, los fusibles…”.

-¿Esa máquina nunca apagó un incendio en Matamoros?

-Este…pues no…-quiso componerle-, es que por las dimensiones de la máquina, estaba enfocada para áreas grandes. Por la falta de urbanidad de las calles, muchas ni están derechas, pues no cabe, haga de cuenta que no podría entrar a colonias como la Mariano Matamoros, la Popular, Treviño Zapata, entre muchas.

-Entonces ¿esa inversión se fue a la basura?

-Es que viéndolo positivo, a los bomberos todo nos hace falta y nada nos sobra, le buscamos acomodo… algo estratégico, como para Ciudad Industrial.

-¿Quién la compró y sin consultar con Bomberos?

-Desconozco. La compraron y ya, nos la entregaron y a jalar.

Allí la subestación 2 se cae a pedazos, con un drenaje al ahí se va, en la alcantarilla con la tapa abierta se pueden ver los tiburones nadando. Los bomberos desamparados, cuando salen a combatir un incendio hay que cerrar con llave, se queda solo, sin vigilancia.

Junto a la máquina, todavía hay almacenados colchonetas de los que usaron los refugiados centroamericanos en el gimnasio de la alberca Chávez, pero la gente los pidió a los bomberos para usarlos, que sin corazón para negárselos los regalaron, ahora que más arrecia el Covid-19 y a cómo están las cosas, es posible que se los cobren.

En la subestación 3, ubicada en la avenida Marte R. Gómez, solo sirve una pipa de las 4 máquinas que la gente puede ver cuando transita por la zona, incluso el pequeño auditorio fue clausurado, para almacenar desde hace dos años  cientos de colchonetas que usaron en los albergues sin desinfectar, otros mojados, porque ocupaban espacio en la oficina, cuyos bomberos muchas veces durmieron en el suelo porque ni cabían en sus desvencijadas camas, incluso los trastes que usan, los tienen que lavar en el sanitario.

Allí se ubica la estatura del Heroico Bombero, con la puerta de entrada a la oficina de radio, cubierta por una hoja de triplay:

“Es que hace como dos o tres años, llegó una señor muy agresivo que pedía ayuda para unas medicinas, pero tuvo una crisis y de una patada quebró la puerta de vidrio, por eso está así”, dice el comandante.

-A los bomberos no les alcanza el salario, ¿se les aumentará?

– Desconozco, allí está en la mesa la petición, los bomberos de subemplean en su día libre, incluso yo no tengo sueldo de comandante, gano 3 mil 500 pesos, como cualquier compañero.

El comandante Humberto, explica que para los más de 600 mil habitantes de Matamoros, disponen de una pipa y tres motobombas para combatir los incendios en todos los sectores de la Ciudad, pero es lo que hay y a trabajar.

-¿Los bomberos tienen seguro de vida?

-Sí el del municipio.

Es una mentira piadosa, porque el trabajo de bombero es de alto riesgo y por tanto son incalificables, pero cuando lo logran, el pago sobrepasa su salario catorcenal, de allí que la viuda de bombero Julio Gauzín, que murió mientras combatía un incendio solo la indemnizaron.

-¿Cuánto fue la cantidad comandante?

-Fíjese que no lo sé, la familia no se nos se ha acercado, entendemos el dolor y molestia, no creo prudente ir por ahora, hicimos cooperaciones, donaciones, una urna para donativos, se le entregó íntegro. Hicimos un evento deportivo a 250 pesos por conjunto, fueron 8 equipos, a la viuda le entregamos el dinero. Lo siento todavía.

-¿Qué hizo Miguel Treviño, el presidente de la Asociación de Bomberos de Matamoros?

-¡Nada!

-Miguel Treviño pagó medicamentos, los contactó para ofrecerse, dispuso de alguna cantidad del peso de la JAD, pagó el servicios médico, ofreció sus conocimientos como médico, fue al funeral, envió alguna corona?

-¡NADA! Ni estuvo, ni habló por teléfono, es una vergüenza, estoy encabronado con Miguel Treviño, desde hace 8 meses que ni viene a la Estación de Bomberos, ni conoce la Subestación 3, todavía va a querer colgarse la medalla de la remodelación, que sepa: no es grato, ni bienvenido, la verdad… ¡es poca madre!

Hace años, los ex policías municipales o los Agentes de Tránsito Local, acordonaban el área de incendio y desviaban el tráfico vehicular para que los bomberos maniobraran con seguridad, pero eso se extinguió, ahora los traga humos trabajan con el Jesús en la boca, en contadas ocasiones los militares se conduelen de verlos indefensos y los ayudan en la tarea preventiva.

Los heroicos bomberos se convirtieron en mártires, cualquier sábado que salen a combatir un incendio y se les descompone la máquina, el personal del Taller Municipal tiene libre, incluyendo el domingo así que a rezarle por ayuda a San Judas Tadeo, santo de las causas difíciles y desesperadas.

Si se les poncha una llanta, tienen que pedir frías en las vulcanizadoras, hasta pagan de su bolsa, peor si es en la noche, tendrán que velar dentro de la unidad, porque ni modo de abandonarla, así esperarán hasta otro día, si es que alguna alma caritativa se comparezca y ayude.

Si chocan y el chofer de bomberos tiene la culpa, deberá pagar los daños ocasionados, tienen que hacer una coperacha entre todos, pero además, obligatoriamente es responsable de cubrir la compostura al Municipio.

Tan amolados están los bomberos, que de pilón sufren arrestos por no atender rápido los llamados, por llegar tarde al trabajo, cuyo castigo consiste en lavar las destartalas máquinas de bomberos, hasta sacarle brillo a la basura que regaló el Club Rotarios Internacional, del que también es presidente Miguel Treviño y nunca sirvió, hasta asear los sanitarios.

La Subestación Rural, ubicada en ejido Ramírez y Control, ni tiene pipas, ni camiones para combatir el fuego para los 78 ejidos de Matamoros, solo el puro cuartel con a veces 6 elementos, así que cuando se quema alguna casa en una ranchería, en una zona agrícola, una unidad de Matamoros, tiene que trasladarse.

Al llegar los bomberos urbanos, encuentran casas a medio consumir, otras veces solo hay cenizas, entonces la gente de las comunidades rurales enojados, los abuchean, los insultan: ¡pinches guevones!

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter