Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

EL CACHORRO “LIDER” DEL PAN EN TAMAULIPAS LEVANTA LAS MIGAJAS QUE LE TIRAN AL PISO MIENTRAS SUS PATRONES RÍEN AL VERLO EMPINADO RECOGIÉNDOLAS…

Revista Vertical - 31 marzo, 2021

Por salud y para verse más varonil, Luis El Cachorro Cantú Galván, el líder de juguete del panismo en Tamaulipas, se sacó parte de la inmundicia de los intestinos, pero lo que le faltó purgarse fueron las neuronas, que las 24 horas del día aparenta tener al servicio del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, a quien en vez de ayudar lo hunde más pues todas las tonterías que hace como dirigente estatal del PAN se las achaca al jefe del ejecutivo.

Ajustar texto: 141 vistas

Manuel Quevedo

Por salud y para verse más varonil, Luis El Cachorro Cantú Galván, el líder de juguete del panismo en Tamaulipas, se sacó parte de la inmundicia de los intestinos, pero lo que le faltó purgarse fueron las neuronas, que las 24 horas del día aparenta tener al servicio del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, a quien en vez de ayudar lo hunde más pues todas las tonterías que hace como dirigente estatal del PAN se las achaca al jefe del ejecutivo.

Así, sin ideales ni principios, Luis René El Cachorro Cantú Galván, lleva un año y medio regenteando el PAN en Tamaulipas por órdenes de su patroncito, el gobernador Cabeza de Vaca, de quien siempre fue su mandadero, y hasta la fecha aunque ahora ande renegando pues se queja de que “las cosas ya valieron madre”, en referencia al posible desafuero de su jefe político.

Éste personaje nacido en Reynosa, y que es parte del equipo de títeres que maneja el mandatario estatal, fue un niño nacido en pañales de seda, travieso, desordenado y consentido por ser el menor de los hijos en su familia, Luis René El Cachorro Cantú Galván nunca tuvo las aspiraciones de convertirse un día en un personaje poderoso e influyente como lo fue su padre, Oscar Cantú Salinas, dedicado toda su vida a la administración de la justicia, de dónde vivió con holganza.

De no ser porque conoció a Francisco García Cabeza de Vaca, a través de su amigo Jesús María “Chuma” Moreno Ibarra, la vida de El Cachorro hoy dirigente estatal del Partido Acción Nacional hubiera transcurrido en la misma mediocridad en la que los viejos panistas lo conocieron, siendo un junior gordinflón, mandadero y chofer ocasionado.

De la mano influyente de Cabeza de Vaca, tanto Chuma y Luis Cantú Galván, por años hicieron negocios de obra pública en los ayuntamientos donde, también conocieron gente “de la mala” con la que llegaron a involucrarse tanto, que tiempo después El Cachorro fue exhibido en narco mantas como el “mal agradecido”.

Ya con muchos kilos menos, como suplente de Moreno Ibarra en la diputación local de la pasada legislatura, El Cachorro llegó al congreso local cuando Chuma solicitó licencia, y fue desde entonces, que su entreguismo total al gobernador, superó cualquier ideal partidista, cualquier lineamiento, honestidad o principios, para ser impuesto como dirigente del PAN en Tamaulipas, representando los intereses de Cabeza de Vaca, y no de los miles de militantes y líderes en todo el Estado.

Luis El Cachorro Cantú es el típico figurín que ocupa un espacio en la estructura operativa de cualquier partido en el poder, en éste caso el de Tamaulipas, aparece como representante de un organismo, pero representa y defiende los intereses y gustos de quien lo impuso ahí, en éste caso del gobernador, el que a su vez le otorga migajas de algunas concesiones que le dan suficientes recursos para apantallar al panismo más modesto asumiéndose así como un verdadero Cachorro salpicado de la corrupción.

Sin chistar, ni dar una opinión propia porque no la tiene, el presupuestívoro “líder” utiliza su posición desde hace un año y medio, para transmitir todos los posicionamientos, criticas, mensajes y ataques contra los oponentes políticos del gobernador Cabeza de Vaca, y para construir los cuadros políticos que le ordena.

El Cachorro ha sido de los personajes del PAN-Gobierno que más han hablado de la seguridad en las carreteras de Tamaulipas, pero lo hace cuando viaja siempre escoltado a discreción por un vehículo en punta y otro atrás, a distancia.

Nada comparable la vida de antes de este gerente panista, que hoy presume las migajas que recoge mientras que los que se las avientan, se ríen de él al verlo empinado mientras desesperado, las toma.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

CONTÁCTANOS

LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
Síguenos
Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter