Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

DESCUBRE EL SOCAVÓN DE LA PLAN DE AYUTLA, QUE LOS CABEZA DE VACA RUÑÍAN AL FONDO DE DESASTRE DESTRUYENDO A MATAMOROS…

Oscar TreviñoJr. - 7 julio, 2021

La obra panista continúa siendo un cáncer para Matamoros, José Manuel García Cabeza de Vaca, hermano del gobernador de Tamaulipas asociado con la empresa reynosense Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos, SA de CV (Tracotamsa), de Rolando Cantú Barragán, se apoderaron del Fondo Nacional de Desastre (Fonden), para instalar hace 4 años varios colectores en el Plan de Ayutla que nadie vio, pero que desde entonces, provocó dos socavones y tres vehículos hundidos.

Ajustar texto: 297 vistas

La obra panista continúa siendo un cáncer para Matamoros, José Manuel García Cabeza de Vaca, hermano del gobernador de Tamaulipas asociado con la empresa reynosense Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos, SA de CV (Tracotamsa), de Rolando Cantú Barragán, se apoderaron del Fondo Nacional de Desastre (Fonden), para instalar hace 4 años varios colectores en el Plan de Ayutla que nadie vio, pero que desde entonces, provocó dos socavones y tres vehículos hundidos.

Rolando Cantú, socio de los Cabeza de Vaca: Francisco Javier, Ismael y José Manuel, es primo de Juan Armando Hinojosa Cantú, el jefe del Grupo Higa, el que ambos construyeron la Casa Blanca de la entonces familia presidencial Enrique Peña Nieto y La Gaviota.

Sucede que los Cabeza de Vaca cobraron más del diezmo a Rolando Cantú, para la compra e instalación de varios colectores ubicados por la avenida Plan de Ayutla, de la calle Francisco González Bocanegra, Toledo, España, Juan José de la Garza, Díaz Mirón, Jaime Nunó hasta la Juventino Rosas, pero fue un desastre desde entonces.

Todavía la Secretaria de Obras Públicas, Cecilia del Alto López, por invitación, según número de contrato SOP-IF-MV-143-19-1 pagó del Fondo para las Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos a la constructora Rodríguez Mercado S.A. de C.V., 38 mil 573 pesos.

Esto para que la constructora, en un plazo comprendido del 18 de octubre al 22 de diciembre de 2019, terminara diversos trabajos (sin especificar), en la avenida Plan de Ayutla de la Juventino Rosas a calle Nafarrate (incluye la Jaime Nunó) y en el cruce de la Juan José de la Garza a la Plan de Ayutla en la colonia Buenavista.

Apenas cumplía un año como Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca y puso sus garras en Matamoros. En 2017, fue como un cáncer: primero abrieron la calle de la 8 hasta la 11 y Calixto de Ayala para reparar caídos, enseguida los trabajadores fueron por la avenida Plan de Ayutla y sus cruceros.

Los habitantes de Matamoros, un día se salían de sus casas para ir a sus trabajos o llevar a los niños a las escuelas, pero ya había obstáculos sin avisar, empleados de la Junta de Aguas y Drenaje, abrían las calles encerrando los vehículos de fuerza motriz.

A los pocos días se supo que el contratista que abrió las zanjas, era la empresa reynosense Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos, SA de CV (Tracotamsa), de Rolando Cantú Barragán, el que primero destruyó la carretera al Puerto El Mezquital al transportar las piedras para las escolleras y la reparó, pero cobrando una millonada que el gobernador Cabeza de Vaca le pagó sin chistar, porque ahí iban.

Luego, los tuzos del gerente de la JAD, el panista Guillermo Lash sin agua va, autorizó para que hicieran otro pozo en la calle Sinaloa de la colonia Esperanza, le siguieron otras calles en diferentes puntos de Matamoros, hasta contabilizar 23, todo en los meses de julio, agosto, septiembre, octubre, con miras a finalizar en noviembre y diciembre si es que no llovía de ese 2017.

Las obras de reparación de caído las pagaba el Fondo Nacional de Desastre (Fonden), del que después el gerente Técnico de la JAD, Gilberto Escobedo Leos, que gana 108 mil pesos mensuales, sin contar vales de gasolina, despensa, bonos, reparación de su coche, entre otros beneficios, en una entrevista confesó:

“Tanto el Fonden, el Municipio y la JAD, estamos haciendo obras en la ciudad, sabemos de las incomodidades pero se tienen qué hacer, para bien de los que habitamos en la ciudad”.

Gilberto, sin pizca de pena, a pesar de que tenía en su poder el listado de obras, olvidó mencionar el nombre de las constructoras, pero admitió que Tracotamsa era una de ellas, todo para evitar un lío con Guillermo Lash, que también estaba en el ajo, porque finalmente representaban a los panistas,  con Alcalde a modo, el priísta ahora empanizado Jesús Chuchín de la Garza Díaz del Guante.

En los programas de obra de sustitución de tubería nueva, se llevaban de dos a tres meses su reparación, pero, si llovía se alargaría un mes más, si era de 2 ó 3 días continuos, tendría que pagar el Fonden a través de la panista Secretaria de Obras Públicas, Cecilia del Alto, también de uña muy larga.

Según Gilberto Escobedo, se colocaron diferentes colectores de 17 a 30 pulgadas en 23 sectores de Matamoros y fue cuando se descoció:

“En la Calixto de Ayala de la 8 a la 11 se pagará con el Fonden, no me acuerdo de la cantidad pero instalaran un colector de 24 pulgadas autorizado por la Secretaría de Obras Públicas del gobierno de Tamaulipas.

Pero en esa dirección ni se inunda, nunca los vecinos reportaron caídos, desperfectos, fugas de agua, en suma nada, luego Gilberto Escobedo dijo en su momento:

“Las obras son para arreglar el área del mercadito Treviño Zapata (que se sigue inundando) cuyos sumas millonarias, las administraba el estado con la Secretaría de Obras Públicas, dinero que obtenía del Fonden y que Guillermo Lash, el gerente de la Junta de Aguas, supervisaba”.

En esa misma avenida Plan de Ayutla, se hicieron obras de drenaje sanitario de Tracotamsa con la infraestructura de JAD, en la que supuestamente instalaron colectores grandes como de 600 metros, todavía el gerente Guillermo Lash, certificó la instalación y medidas adecuadas, así todo quedaba en la familia panista.

En la misma esquina de la Plan de Ayutla y Jaime Nunó, El 31 de mayo de 2021, primero los vecinos reportaron una fuga de agua potable, a la que en la JAD ni caso les hicieron.

Al otro día, 1 de junio, dos vehículos fueron se embancaron por la misma avenida en distintas horas, también estaba nublado, amenazaba lluvia, entre los vecinos ayudaron a sacar esos las coches, cuyos conductores resultaron ilesos.

Los empleados de la Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros, acudieron al llamado de auxilio para darse cuenta que había un caídote -como los mismos trabajadores decían entre carcajadas-, hicieron un arreglo a la mexicana y pocos días después, le colocaron la carpeta asfáltica.

El camión de remolque de la JAD, se estacionó como a 60 metros de distancia del enorme pozo de la esquina Plan de Ayutla y Jaime Nunó, para que fuese utilizado en hacer maniobras de cargas y descargas, pero nada pasó.

Pero justamente como a 60 metros de distancia de la Plan de Ayutla y Jaime Nunó, donde desaguaron, taparon el pozo, la gente del barrio confiaba en que repararon la avería del colector, pero una camioneta que tripulaba un joven padre de familia con su esposa y un bebito sufrieron el susto de su vida el 6 de julio.

Eran como las 08:40 horas cuando el conductor conducía despacio por el Plan de Ayutla, porque retornaría para dejar en la guardería del IMSS a su bebito, en el cruce con la Nafarrete y fue cuando se abrió la calle, cayendo por el lado izquierdo del frente de su camioneta Nissan Xterra, gris.

Al ver que la camioneta se la tragaba la avenida, conductores de sus vehículos se estacionaron, algunos vecinos salieron de sus casas, por el ruido que se produjo.

Por el costado derecho de la puerta delantera, subieron algunos jóvenes y adultos, recibiendo un bulto pequeño en tono café, donde se escuchaba un llanto de un bebito, mientras se escuchaba la voz angustiada de la joven mamá:

“¡Ayúdenos por favor!”

Inmediatamente después salió la joven madre sollozando, recibiendo al bebito entre sus brazos y revisando su carita, en tanto su joven esposo, mojado y asustado, también fue rescatado de la camioneta, ambos optaron por retirarse caminando, ilesos, después de revisarse por si habían sufrido alguna herida.

De todos los accidentes reportados en la avenida Plan de Ayutla, ninguno de los conductores fue indemnizado ni por los daños ocasionados a sus vehículos, ni por los golpes sufridos, paradójicamente de un dinero que se emplearía para un caso de desastre.

Como el Fondo Nacional de Desastre (Fonden), que era presa fácil para los gobernadores de uña larga, por eso el presidente Andrés Manuel López Obrador lo desapareció, tomando en cuenta que sabe perfectamente como le soplan los vientos a Cabeza de Vaca.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter