Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

CON UN AMPLIO CURRÍCULUM PARTIÓ AL CIELO LA MÉDICO LEGISTA PAULINA VELA ESQUIVEL…

Braulio Aarón Pérez - 23 septiembre, 2020

Con un bajo perfil, Paulina Vela Esquivel vivió sin ataduras, gozó la vida […]

Ajustar texto: 1022 vistas

Con un bajo perfil, Paulina Vela Esquivel vivió sin ataduras, gozó la vida y su profesión como médico cirujano y partero; perito, médico legista, médico legal y maestra en Derecho Penal, áreas laborales donde fue muy respetada y admirada hasta su partida, víctima de la terrible enfermedad vírica del Covid-19.

Su gran estilo fue inconfundible: camisa manga corta o larga, gafas de aumento, pantalón de vestir ajustado al ombligo, sujeto por un delgado cinturón y en sus pies unos botines estilo caballero. Su melena corta y mirada dura; muestra de un carácter varonil forjado en la talacha universitaria.

Así era Paulina Vela Esquivel, defensora de los desprotegidos, que se fraguó en una vida de trabajo y causas sociales de principios como: honestidad, trabajo y limpieza que logró acumular un robusto currículo que parte de éste la señala como especialista en Derecho Constitucional y Amparo, diplomados en Criminalística, Derecho Civil, Derecho Notarial, Derecho Mercantil maestra de Anatomía Práctica en la facultad de Medicina, de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

Paulina Vela Esquivel o Pol, cómo le gustaba que le llamaran sus amigos cercanos, nació en Matamoros un 14 de octubre de 1943, su niñez y parte de la adolescencia las vivió entre las calles polvorientas de Primera y Terán y Washington donde permaneció hasta iniciar su formación profesional…

Para cumplir su objetivo tuvo que viajar a San Luis Potosí, ingresó a la Facultad de Medicina en donde cursó dos años de estudios, allí por problemas ideológicos se vio forzada a abandonar su carrera para retomar sus estudios en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en donde en 1968 concluyó su carrera como médico cirujano y partero:

“Por mi forma de ser… más bien la de pensar, tuve unos problemas bien fuertes en la facultad y para poder terminar mi carrera mejor tuve que emigrar al Estado de Puebla… (Vertical 340)”.

Su inquietud por sobresalir la llevó a estudiar una maestría en Ciencias Penales, grado que le ayudó a robustecer su currículum, el cual señala su mención honorifica y que le facilitó el ingreso a las filas de la Procuraduría de Distrito y Territorios Federales en donde ejerció la medicina legal y peritajes por dos años (1968 a 1970).

Con gran experiencia arribó a su tierra natal, allá por septiembre de 1972, en donde puso en práctica todo el cúmulo de aprendizaje y de ser médico familiar y mixto en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 1972 a 1975 pasó a estar al frente de Jefatura de Medicina del Trabajo del IMSS…

Sin embargo, para el año 2002 debido a su experiencia se convirtió en una de los mejores médicos legistas de la ciudad: hasta los narcos temblaban con sus investigaciones en criminología; también inició con un gran apoyó para los que menos tenían, pues sus costosos servicios en peritajes los rebajaba hasta en 500 pesos:

“Hay casos que deveras… vienen las personas ya explotadas por todos lados, dime, ¿qué haces?… yo nunca he dejado ir un caso, pero cuando se necesita ‘cobrar son más o menos 500 pesos, mil, dos mil, hasta diez mil y todo depende del caso…”.

Para ese tiempo hasta los miembros de la Asociación Médica y la Junta de Arbitraje Médico la reconocían y las autoridades policiacas se cuadraban:

“Es una excelente profesionista, ejemplar profesora madre de familia”.

Pero su felicidad no solamente era por su éxito laboral sino también porque su primogénita de oficio abogada estaba por dar a luz a su primera nieta, y su hijo menor cerca de concluir su bachillerato en Houston Texas. Para ese tiempo ya había escrito su libro titulado Medicina Legal.

Durante esa época Paulina Vela fue entrevistada por reporteros de Revista Vertical y les dijo que, a pesar de su reconocimiento social, ella conservaba su humildad:

“Yo soy así, porque así me gusta ser… a mí no me gusta creerme lo que no soy, cuando yo me muera los mismos que se van a volver ricos van a ser los pobres, es más lo que se cree uno aquí que lo que realmente eres, de qué te sirve presumir tanto… yo pienso que la presunción y todas esas situaciones están a la altura de personas que tienen complejos…”.

Agrega:

“Yo creo que si hablamos de riquezas, la mía es servir, dar, tratar de ayudar en lo que pueda esa es mi riqueza y no aspiro a más… yo soy feliz con lo que he hecho, me hace falta mucho y le pido a Dios tener más humildad, saber escuchar porque hay veces que tengo un carácter del carajo…cuando exploto pues tengo que explotar, eso es indiscutible, pero no… yo les digo que soy como los perros Bull Dog, que tengo cara de sargento mal pagado pero ya cuando me tratan todos cambian de opinión”.

Palabras que a días de su partida resurgen como muestra de su propia semblanza, descripción que al paso de los años demuestra que conservó su humilde personalidad, trabajo duro y la ayuda al prójimo, hoy la médico legista que puso a temblar a los narcos partió al cielo con amplio currículum repleto de humildad…

Descansa en paz amigo Pol.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter