Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

CHAVA TREVIÑO UNA FICHITA QUE SE PASEA IMPUNE POR MATAMOROS…

Oscar TreviñoJr. - 19 marzo, 2022

Como buen vendedor de ilusiones Salvador Chava Treviño Garza cuando estuvo al frente de la Junta de Aguas y Drenaje (JAD), prometió aplicar recursos que perdurarían 17 años en obra hidráulica para Matamoros con un monto de 670 millones de pesos, los que deberían de ser suficientes para mantener 6 tanques elevados de bombeo de agua potable, operando al 100% y además, estar resuelto de igual manera, el afloramiento del drenaje en las calles.

Ajustar texto: 323 vistas

Como buen vendedor de ilusiones Salvador Chava Treviño Garza cuando estuvo al frente de la Junta de Aguas y Drenaje (JAD), prometió aplicar recursos que perdurarían 17 años en obra hidráulica para Matamoros con un monto de 670 millones de pesos, los que deberían de ser suficientes para mantener 6 tanques elevados de bombeo de agua potable, operando al 100% y además, estar resuelto de igual manera, el afloramiento del drenaje en las calles.

Desde 2011 fecha en que Treviño Garza volvió a ocupar la gerencia general de la JAD, y luego la dejó para seguir su carrera política, a casi 10 años después de sus promesas, quedó en amargura pues solo funcionan a su mínima capacidad, sin mantenimiento e insalubres 2 tanques elevados; pero además el compromiso que hizo de dejar resuelto el problema del afloramiento de aguas negras en las calles tampoco se resolvió, al contrario, se acrecentó con el tiempo.

Los tanques se hicieron con un préstamo millonario a fondo perdido del Banco de América del Norte y son grandes monumentos a la corrupción, que solo sirven para almacenar basura, así están el de la avenida Las Américas y el del Fraccionamiento Puerto Rico.

El de la Marte R. Gómez inactivo, sirve como excusado para las aves migrantes, el de la colonia Campestre del Río 2, el moho, el excremento, lo están demoliendo.

Apenas el 2 de febrero de este año, Treviño Garza volvió al escenario político, luego de que el gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca lo nombró director del CEAT, el organismo operador del agua en Tamaulipas que controla el multimillonario negocio de las Comapas en el estado.

LA CHIVA ALMANZA LO AMADRINÓ

Al jefe del ejecutivo, le sedujo la habilidad de Treviño Garza por su tendencia al dinero fácil y gracias a la recomendación que le hiciera Silvia, La Chiva Almanza Armas, su lambiscona oficial, le otorgó el cargo como titular de Comisión Estatal de Agua de Tamaulipas (CEAT), para ver qué saca con sus contactos de Estados Unidos de Norteamérica, especialmente en el Banco de América del Norte.

Cuando Treviño Garza estuvo de gerente en la JAD, dentro del Proyecto Integral de Agua, Saneamiento de Matamoros, para mejoras a la infraestructura y alcantarillado, que permitirían cubrir las necesidades futuras en proyecto programado de 2003 al 2020, en lugar de beneficiar al pueblo, solo inflaban facturas y facturas, para hundirnos en la mugre y las heces fecales.

Sucede que la infraestructura de agua potable y alcantarillado sin mantenimiento, ni renovación, se derrumbaron algunos tramos por la corrosión de la red, por eso la JAD recurrió a supuestas reparaciones temporales, en aquel tiempo, por instrucciones de Treviño Garza, pero fueron puros parches que ellos bajo la tierra facturaban, como si fueran reparaciones con accesorios de primera calidad; y ese mismo sistema corrupto lo adoptó Guillermo Lash de la Fuente, que finalmente le dio el tiro de gracia al organismo operador.

Los “trabajos” para rescatar a Matamoros de la inmundicia y las aguas negras, se dividirían en dos etapas, una primera fase de tres años a partir del 2003 hasta el 2005 y una segunda fase del 2006 hasta el 2020 o más allá, pero nada, Treviño Garza de acuerdo con los demás gerentes que le sucedieron: Jesús de la Garza y Lash, les jugaron el dedo en la boca a los matamorenses.

LA FARSA

El 4 de septiembre de 2002, se formó un comité ciudadano en el salón Vitrales del Gran Hotel Residencial con representantes de la Cámaras, instituciones académicas, entre otras organizaciones, convencidos por Treviño Garza, siendo presidente: Wenceslao Cantú Cantú, vocales, Francisco Martínez Carvajal y presbítero Rubén Becerra Ruiz.

La gente que quisiera consultar el proyecto estaría en la JAD, pero nunca fue mostrado y se vinieron las reuniones fantasmas, solo cumplieron la del 7 de octubre de 2002 en el auditorio Mundo Nuevo, luego otra el 10 de abril de 2003.

Con eso, Chava Treviño convenció a los norteamericanos y se formó la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza y el Comité Técnico Binacional (CTB) integrado por la Comisión Nacional del Agua (CNA), Agencia de Protección al Ambiente (EPA), Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), Comisión Internacional de Límites y Aguas sección americana (IBWC), Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN), Comisión Estatal del Agua de Tamaulipas (CEAPA), Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros (JAD).

Este proyecto mejoraría la calidad de vida y del medio ambiente en Matamoros, Brownsville, Texas y otras pequeñas localidades de ambos países.

Todavía para ganarse una extra, Treviño Garza permitió que las constructoras saquearan la tierra del bordo de contención del río Bravo, para ser utilizada de relleno como por ejemplo en los nuevos Fraccionamientos, en tanto, en los pozos que dejaban, los iban rellenando con basura contaminando el río Bravo.

Posteriormente en 2005, Treviño Garza, fue nombrado secretario de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE) en la administración del priísta de Baltazar Hinojosa Ochoa, de esa manera, le sirvió para estar cerca del dinero que venía de la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza.

La suerte de Treviño Garza para estar cerca de los millones de pesos y dólares le sonrió ese 2005, porque en julio aunque el huracán Emily pasó por un lado de Matamoros y afectó en las comunidades de playa Bagdad y Laguna Madre, donde el gobernador Eugenio Hernández Flores y el alcalde Baltazar Hinojosa Ochoa, dizque iban a ayudar, hasta acarrearon 2 mil damnificados al auditorio Mundo Nuevo.

HURACANES: EL GRAN NEGOCIO

Todavía ni salíamos de una y entramos a otra. El 29 de agosto azotó el huracán Katrina y otra vez la gente de la costa sufrió pérdidas materiales en la que Chava Treviño, recibió el famoso dinero del Fondo de Desastres Nacionales –Fonden- y lo desapareció bajo su sonrisa socarrona.

En septiembre azotó el huracán Rita en Louisiana, y otra vez los habitantes de la playa Bagdad sufrieron los embates y el mar se contaminó con la Marea Roja, insecticidas y líquidos grasos, provocando mortandad de peces, en la que Treviño Garza volvió obtener dinero, pero tampoco se invirtió en ayuda a los pescadores.

En octubre de 2006, Treviño Garza después de hacer las gestiones de concepción, proyecto y obra del Relleno Sanitario Regional Matamoros Limpio obtiene el Premio Habitat, al ganar el primer lugar Nacional dentro del concurso convocado por la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Federal.

En octubre de 2007, Treviño Garza logró ser electo Diputado Local de la XL Legislatura del Congreso del Estado de Tamaulipas, pero en enero de 2008 por invitación del Gobernador Eugenio Hernández Flores, solicitó licencia para integrarse al gabinete como titular de la Agencia Ambiental para el Desarrollo Sustentable de Tamaulipas.

En julio de ese 2008 azotó Ike en Estados Unidos, pero en la playa Bagdad fueron vientos huracanados los que arrasaron, así le cayó de perlas a Chava Treviño, porque exigió dinero del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), para repartirlo entre los damnificados.

Pero a la semana siguiente Manuel Iglesias García, entonces presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Matamoros, así como de la Oficina de Convenciones y Visitantes, dijo: estamos de pie.

Vengan a la playa, invitó Javier Quintar Gómez, presidente de los Prestadores de Servicios Turísticos de la playa Bagdad, A.C., así como Camilo Cisneros Almaguer, líder de restauranteros y vendedores de artesanía de la playa Bagdad, ante el disgusto de Chava Treviño que pedía guardar silencio para que llegara la ayuda del gobierno federal.

Las frases también contrariaron al entonces alcalde Erick Silva Santos, que también exigía su moche del FONDEN, pese a que ya había paseantes en la playa Bagdad, recogiendo caracolas, otros comiendo en los restaurantes, algunos levantaban sus tejabanes para montarlos como fonditas.

Salvador Treviño Garza, ya como titular de la Agencia Ambiental del Gobierno del Estado y Norma Cordero González, diputada y presidenta de la Comisión de Turismo, en ese 2008 hicieron un recorrido por la playa y sostuvieron varias reuniones de trabajo.

En 2010 el huracán Alex fue devastador para Matamoros pero más dañino fue el saqueo de los bancos de tierra de los bordos que protegían la ciudad y que en tiempos de Treviño Garza, se robaron para rellenar a decenas de lotes para todo tipo de fraccionamientos.

Así la capacidad de desagüe por el río Bravo que en tiempos anteriores al ejercicio de Treviño Garza como gerente de la JAD y Secretario Municipal de Desarrollo Urbano y Ecología, era hasta de 550 metros cúbicos por segundo, para desembocar en el río Bravo disminuyó a 130.

De esta manera en 2010 la tierra saqueada desbordó el caudal y Matamoros tuvo su peor inundación, mientras Treviño Garza que era agente ambiental de Tamaulipas fue llamado para “ayudar” a solucionar el problema que había causado a la ciudad, y lo único que hizo fue romper carreteras, dejándonos incomunicados e inundados.

LES PAGÓ CON SALIVA

Creían Treviño Garza y la Diputada, que la tenían de papita, comer mariscos, pistear, tomarse fotos, aunque todavía ni se inventaban las selfis, muchos menos los celulares, pero les llegaron con 38 expedientes de quienes sufrieron daños en restaurantes, fondas y comercios varios, cuyas peticiones eran de dinero para reconstrucción:

“Mientras que nos llega el apoyo económico, hemos pedido fiado a cuenta de lo que nos llegará”, dijeron los demandantes y horas después llegaron otros 12 expedientes con pescadores tristes, pero ni así se les quitó el hambre a los funcionarios, Treviño Garza comió de pilón tostaditas con salsa picante de La Viuda.

Así como es, Treviño Garza les salió con el cuento clásico:

“Hay un serio problema de contaminación que debe atenderse de inmediato, independientemente de los daños, hay mucha basura que retirar, entre tablas, palos y lo que previamente dejaron los turistas”.

En sus cuentas infladas, Treviño Garza valorizó los daños en 250 mil pesos, de aquel entonces, pero el dinero nunca llegó a las víctimas, solamente 40 hojas de techo de cartón negro, 12 kilos de clavos, como 20 tablas de triplay llenas de nudos, para cada propietario de las casitas, pero cuando entre los ofendidos pidieron más ayuda, recibieron como contestación:

“No presentaron las facturas de los daños, es decir de las tablas de triplay que compraron en las madererías”, lo único que vieron los ofendidos fue lo que Treviño Garza desapareció del dinero y les dio pura saliva.

-Pero, presentamos fotos de los daños ingeniero Treviño -le comentaron los restauranteros-.

-¿Y cómo justificó yo?, sin facturas, ¿cómo les pago?

-Oiga señor, usted nos dijo a todos, que si no había facturas, no habría problema, para eso servían las fotos -dijo enojada una señora-.

-Eso fue lo que llegó y ni modo.

Enojados se retiraron los damnificados con recordatorios maternales.

En agosto de 2009 Treviño Garza detectando el interés de los miembros de la COCEF por la ecología, volvió a embaucarlos, para decir que se necesitaban 136 millones de pesos para abrir rellenos sanitarios en 16 municipios de Tamaulipas, pero nada pescadito, se gastaron toda la lana para reforzar los 5 existentes en Reynosa, Nuevo Laredo, Matamoros, Ciudad Victoria y la zona conurbada de Tampico.

LE GUSTAN LAS ENERGÍAS LIMPIAS

Ya con las uñas bien afiladas, Treviño Garza sin tener ideas claras sobre la energía eólica que estaba siendo un bum en Europa, específicamente en España, aprovechando que el gobernador Eugenio Hernández, visitaba a cada rato los hospitales de Tamaulipas para quitarse las adicciones dijo:

“El parque eólico en el ejido Los Vergeles, de San Fernando, necesita 250 millones de dólares, para fortalecer los otros dos de su mismo tipo en Reynosa y Matamoros.”

Enseguida que apantalla al sector industrial, asegurando que la COCEF y la aportación del Banco Interamericano de Desarrollo para América del Norte que ya estaba en proceso, pues compraban los equipos para operar el septiembre de 2010.

Con su labia Infinita de vendedor de ilusiones Treviño Garza aseguraba que diversas empresas -sin mencionar una sola-, comprometieron 60 mil millones de pesos en proyectos, que deberían estar listos en 2012, pero por falta de financiamiento algunos se retrasaron culpando al Gobierno Federal.

Pero aquí la marrana torcía la cola, deliberadamente se callaba, porque en Los Vergeles, las socias empresas españolas Iberdrola y Siemens habían invertido, dando el diezmo correspondiente, cuyo parque eólico se ubica en el barrancón de San Blas en San Fernando, pero el plan se les derrumbó.

Se canceló el parque eólico en 2010 por los constantes robos y asaltos en despoblado, brechas y carreteras en San Fernando a obreros, empresarios, constructores, incluso, se saló por la ejecución de 72 migrantes, que el gobierno de Tamaulipas gastó millones de pesos en medio de comunicación para minimizar la tragedia.

Justamente en ese periodo, Treviño Garza fue muy cuestionado por culpa del ex alcalde Baltazar Hinojosa Ochoa por aquel famoso relleno sanitario que a pesar de haber sido premiado como uno de los mejores (Habitat), resultó un fraude.

Se debió a la pésima construcción, mala ubicación del Relleno Sanitario, porque los campesinos resultaron afectados con las fuertes avenidas de agua, contaminándose sus tierras agrícolas.

Treviño Garza como autoridad competente tuvo la obligación de supervisar y vigilar que el relleno premiado, reuniera los requisitos de ubicación, pero nada, ni modo que se amonestara él mismo y recibiera una multa. Primero, cuando hubo sequía lo premiaron y luego cuando se vino la lluvia lo multaron por haber edificado el relleno sanitario en un arroyo seco.

Para el 2011, el prianista Alfonso Sánchez Garza, al tomar las riendas de la alcaldía, le dio en la mera patita de palo a Treviño Garza al nombrarlo Gerente General de la JAD en Matamoros, que sin vergüenza al tomar posesión dijo, frotándose sus manos:

“Lo más importante es dar continuidad a todos los proyectos que están en proceso y los servicios que se proporcionan a la población”.

Otra vez instalado en la Junta de Aguas, Treviño Garza solicitó del Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) un préstamo de su programa, Créditos, Garantías y Recursos no rembolsables para la rehabilitación de tubería.

La instalación de medidores de agua (muchos de ellos, los usuarios ya los pagaron, pero hasta la fecha los siguen esperando); la terminación de los circuitos necesarios del sistema de distribución de agua potable y la adquisición de equipo en 944 millones de pesos.

Mientras las autoridades de Matamoros enfrentaron una situación emergente para mantener a la ciudad con suministro de agua ante la baja progresiva de los niveles del río Bravo, Chava Treviño, gerente de las JAD culpó a las autoridades de Estados Unidos, quienes construyeron una represa con rocas obstruyendo el flujo de agua.

Por ello dijo Chava Treviño en su momento, que para evitar que Matamoros se quedara sin agua para el uso público urbano, se vieron en la emergencia de abrir las compuertas de lo que llamó un bypass para poder mantener con agua la obra de toma del río Bravo, luego dijo:

“Si no es por el bypass que se ubica en el ejido Rancho Viejo, la situación en Matamoros sería peor y en estos momentos las bombas de la obra de toma del río Bravo estuvieran apagadas porque parte del río estaría seco”.

A los pocos días de ser inaugurado el bypass a la primera creciente se lo tragó él cause del río Bravo quedando toda la infraestructura millonaria enterrada e irrescatable.

El perito especialista Cruz Ruiz Negrete dijo en ese tiempo que se debió a un mal diseño, pues Salvador Treviño Garza, siendo ingeniero civil nunca consideró la avenida del río y construyó prácticamente sobre su lecho.

PERDIÓ LA ALCALDIA

En el 2012 aceptó el nombramiento como Secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (SEDUMA) del Estado de Tamaulipas, pero antes de que empezara a manotear, lo jaló Egidio Torre Cantú en ese momento gobernador.

Le propuso la candidatura de la Alcaldía por el PRI y de inmediato aceptó, los millones estaban a la vista y ni modo de dejarlo pasar, pero en las elecciones le cortaron las uñotas super afiladas, las huestes de la panista Leticia Lety Salazar.

La candidatura de Treviño Garza estuvo llena de amenazas, gente que decía apoyarlo de parte del crimen organizado, empezaron a amenazar a los reporteros por todas partes para evitar las críticas, ni le señalarán sus desvíos.

También lo protegían de parte del Gobierno del Estado vía coordinación de prensa y relaciones públicas, a cargo de Guillermo Martínez, que incluso ordenó a Jorge Cardenas Dávila, director general de la XEEW, suspendiera a la periodista Nora González a la que en plena transmisión de su programa de las 5 de la tarde, la sacaron de cabina intempestivamente por criticar a Treviño Garza.

Llegó el día de la elección y Treviño Garza perdió frente a Lety Salazar y de él no se supo nada, hasta que tres años después su primo político Jesús de la Garza Díaz del Guante, “lo rescató” para ponerlo como asesor, encargado de bajar recursos de la Ciudad de México al Ayuntamiento de Matamoros por lo que le pagaba comisión y salario.

EL COYOTE CIUDA LAS GALLINAS

Al estilo de Cabeza de Vaca, porque hace lo que quiere con Tamaulipas, el 02 de febrero de 2022, publicó en sus redes sociales que Salvador Treviño Garza fue nombrado como director de la Comisión Estatal del Agua en Tamaulipas, sustituyendo a Luis Javier Pinto Covarrubias.

Y de nueva cuenta, ya con el nombramiento, apadrinado por La Chiva Almanza, Salvador Chava Treviño, volverá a hacer de las suyas.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter