Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

CABEZA DE VACA JUEGA CON LA SALUD DE LOS TAMAULIPECOS, EL BUZO BRITÁNICO SE INFECTÓ DE LA NUEVA CEPA B117 Y 13 DE SUS CONTACTOS CAMINAN EN MATAMOROS…

Oscar TreviñoJr. - 15 enero, 2021

El Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, arrinconó su palabrería de merolico: […]

Ajustar texto: 768 vistas

El Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, arrinconó su palabrería de merolico: “con la salud de los tamaulipecos no se juega, está en juego el futuro de nuestros hijos, la salud de los tamaulipecos”, porque entre los más de 600 mil habitantes de Matamoros, 13 personas caminan por las calles, sin que nadie les haga una prueba, pese a que tuvieron contacto con John N., el buzo británico que le detectaron la nueva cepa del coronavirus B117, más peligroso y mortal.

Lo que pasa es la Secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa, la que usa mascarillas de burla para protegerse de Covid-19, está para lo que le diga su jefe panista Cabeza de Vaca, basta con ver su Twitter para comprender que es una propagandista política, exponiendo a la muerte a los matamorenses por el caso de John.

El británico John N, olvidó ponerse buzo en su viaje a Ámsterdam y contrajo la nueva cepa de coronavirus conocida como B117, ahora se encuentra grave en Matamoros, internado en el Centro Médico Internacional (CMI), ubicado en avenida Sergio Martínez Calderoni, del Fraccionamiento Victoria.

John, un asintomático de 56 años de edad, acompañado por su esposa, de Holanda transbordaron el avión a México, luego a Matamoros, pero, Gloria Molina Gamboa, Secretaria de Salud en Tamaulipas, tomó el caso a la ligera, porque hay una laguna de investigación, debido a que el británico trabaja como buzo para la compañía petrolera China National Offshore Oil Corporation (CNOOC), cuya sede está en Tampico, Tamaulipas.

Es decir, lo más rutinario era que John volara México-Tampico. Porque si así fue, se vino por carretera a Matamoros, donde estaría en contacto con muchas personas a las que tal vez contagiaría en casetas de cobro, restaurantes, Oxxo, 7 eleven, personal de hotel, entre otros.

Enfermeras del CMI que pidieron el anonimato porque temen ser despedidas, pero tienen un marcado temor porque al lanzar la voz de alerta, las excluyan de la vacuna contra el Covid-19 que acaba de llegar, en tanto en la clínica hay órdenes de negar todo, la chica de administración, incluso se niega hablar con los periodistas.

Todo porque el avión transportaba a 46 pasajeros entre ellos John y su esposa, Gloria Gamboa asegura que localizaron a 33 de esos compañeros de vuelo, de los cuales uno dio positivo a coronavirus, tres negativos del que en uno de ellos había duda pero ya está descartado, todavía falta por localizar a 13 pasajeros que probablemente residen en Matamoros.

La compañía CNOOC, pertenece al gobierno de China, incluso su consejero de Estado, Yang Jiechi, desde 2017 como hasta ahora, recibió todas las atenciones en Tampico, Tamaulipas, de Cabeza de Vaca, el México-americano, gobernador de Tamaulipas, para instalar la plataforma en la playa Bagdad de Matamoros frontera con Texas, sitio conocido en aguas profundas como la cuenca del Cinturón Plegado Perdido, donde hay combustible del que John, el británico infectado, es uno de los buzos.

Según la Secretaria de Salud, Gloria Molina en entrevista radiofónica con Carlos Loret de Mora, dijo que el 29 de diciembre John llegó a Tamaulipas, pero ni clarificó si a Matamoros o Tampico, el caso es que el 30, se tomó la muestra en la compañía CNOOC, porque cuenta con un protocolo para la salud de sus viajeros internacionales, quienes notificaron a Sanidad Internacional de la COFEPRIS, que tenía la nueva cepa B117 “negativo indeterminado”.

Pero como la entrevista fue a modo para Gloria Molina, se abstuvo de informar por qué sabía primero el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica en México. En Tampico está la sede de CNOOC, pero en Matamoros, se ubica el hotel de residencia de John, el infectado de B117.

Gloria afirma en esa entrevista que el 31 de diciembre, su personal médico una vez que le notificó COFEPRIS, tomó otra muestra en el laboratorio de Ciudad Victoria para corroborar la nueva cepa del Covid-19, es decir, John también viajó al laboratorio estatal, por tanto el B117 se diseminó por Tamaulipas.

El 1 de enero, al decir de Gloria Molina, echó a andar todo el protocolo de vigilancia con Epidemiología Estatal, el día 2 se mandó la muestra de John al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), en tanto la esposa resultó asintomática, pero tampoco expone en dónde se hizo la prueba, si es que se la practicó.

El 4 de enero se mantuvo internado John en el Centro Médico Internacional, se le aplicaron medicamentos, pese a que ya sabían que su paciente británico tenía el B117 y así lo dieron de alta los médicos para que se atendiera en su hogar.

De esa manera John, se desconoce si lo acompañaba su esposa u otro familiar, para continuar con su aislamiento en su casa-hotel –del que tampoco hay nombre-, pero cuatro días después, reingresó a la clínica del CMI, para aplicarle mascarilla con oxígeno porque se estaba sintiendo mal.

El sábado 9 de enero fue intubado y desde entonces así permanece pero se tornó grave; al otro día José Luis Alomía, director del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, en la sesión nocturna de salud televisiva dio los pormenores, en tanto en Tamaulipas, Gloria Molina Gamboa, Secretaria de Salud en el Estado, ni lanzó la alerta, pese a que todavía hay peligro de contagio porque los 13 compañeros de John nadie los busca.

Alomía aseguró que el Gobierno de Tamaulipas le da seguimiento a los pasajeros del vuelo porque tuvieron contacto de menos de un metro de distancia, pero debido al pleito cazado del gobernador con Cabeza de Vaca con el presidente López Obrador, le dará una macabra lección, así, Gloria Molina ni intervendrá, tomando en cuenta que cada pasajero que compró boleto de avión, proporciona datos generales y sus direcciones, incluyendo correo electrónico.

La panista Gloria Molina Gamboa, Secretaria de Salud en Tamaulipas, jamás logró un acuerdo con la medicina privada para atención al coronavirus, por eso en el Centro Médico Internacional (CMI), cobran 120 mil pesos por recibir a un paciente de Covid-19 sin hacer todavía pruebas, entre 30 y 40 mil pesos diarios, dependiendo de la gravedad del paciente, pero en el caso de John el B117 quedó a discreción.

Los que deberían buscar a esas 13 personas que tuvieron contacto con John el B117, son el Consejo General de Salud en Tamaulipas, del que Cabeza de Vaca es asesor, Gloria Molina presidenta y lo componen el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ciudad Victoria.

El resto de ese equipo lo forman los delegados del IMSS, Roberto Hernández Báez, del ISSSTE, Juan Guillermo Mansur Arzola, así como la presidenta de la Comisión de Salud del Congreso del Estado, Beda Leticia Gerardo Hernández.

Ni John, ni los que tuvieron contacto con él, ni los habitantes de Tamaulipas saben que ese comité también lo integra el secretario de Educación, la Directora del DIF Tamaulipas, rector de la UAT, el presidente de la Red Estatal de Municipios Saludables, Delegada de la Cruz Roja, Asociación de Médicos Generales y Familiares, así como de las jurisdicciones sanitarias, un representante de Sedena, Marina, Protección Civil y la Guardia Nacional.

Así que John internado grave, permanece internado en la clínica, en tanto Gloria Molina, se congratula que llegó la vacuna Anticovid-19 al igual que Cabeza de Vaca, quien con sus actitudes políticas, ya olvidó que con la salud de los tamaulipecos no se juega, empeñado en su lío con el presidente López Obrador.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter