Director General: Julio Alberto Rubio Pérez

ROLANDO, MATÓ A GOLPES A ARNOLDO, UN BEBITO QUE NO PARABA DE LLORAR…

Revista Vertical - 19 febrero, 2021

El grupo de mujeres caminó más de tres kilómetros de distancia al Palacio de Justicia de la zona Altos de Chiapas, exigiendo justicia al tiempo que gritaban consignas y llevaban pancartas con la leyenda:

Ajustar texto: 562 vistas

Porque lo extrañaba, Sandra Janet Sánchez Gómez, una chica de la vida galante, le quitó a su comadre Soledad Díaz López, el cuidado y custodia de su bebé Arnoldo Paul para llevarlo a su casa, pero su pareja Rolando Armando Sánchez lo mató a golpes porque no paraba de llorar.

Rolando luego de golpear a Arnoldo de un año y 11 meses de edad, huyó de la casa conyugal, pero ante la presión de las chicas del tacón dorado, finalmente fue aprehendido, en tanto sus familiares ofrecían 200 mil pesos a Sandra para que retirara la acusación, mientras que Soledad, madrina del pequeñito, está indignada contra las autoridades de procuración de justicia.

Sucede que la madrina Soledad, tenía en custodia al bebé por los malos tratos de Sandra, pero el fiscal Víctor Nájera nunca movió jurídicamente el expediente de violencia intrafamiliar, por lo que sin orden de alejamiento, estaba impedida para negarle que lo viera y así indirectamente provocaron el homicidio.

Todo comenzó hace un año y 11 meses, cuando Sandra al saberse embarazada pidió ayuda a Soledad, quien la quiso sacar de la vida que llevaba sin conseguirlo, sin embargo la ayudó con la atención médica y el parto.

Pasaron los meses, pero en diciembre, Soledad vio que su ahijado lo golpeaba Sandra a quien le dijo, que el castigo era excesivo y la iba a denunciar en la fiscalía, allá en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Se abrió una carpeta de investigación en la Albarrada en contra de Sandra, donde Soledad, solicitaba la custodia legal del niño por ser la madrina y se la dieron temporal, porque la acusada estaba sin familiares.

Pero días antes de fin de año 2020, Sandra llegó a casa de Soledad, para suplicarle, que se sentía muy sola sin su bebé, porque ni siquiera lo disfrutó en la Navidad, solo estuvo con su pareja Rolando, por lo que le pedía que se lo dejará por unos días ya que sabía que vivía en la calle de Pacheco Luna.

En enero Soledad fue por el bebé, pero Sandra, junto con Rolando habían desocupado la casa y ninguno de sus vecinos sabía dónde era su nuevo hogar.

Trató Soledad de localizarla con sus amigas de la vida galante, pero ninguna de ellas sabía el domicilio e incluso ya se había cambiado de lugar de trabajo, por lo que intentó buscarla a través de su hija sin éxito.

El 16 de febrero por la noche, Sandra salió de su casa, ubicada en la colonia María Auxiliadora para ir a trabajar, porque Rolando tenía hambre así que se quedó al cuidado del bebé, pero ya en la madrugada comenzó a llorar.

Para que dejara de llorar, Rolando lo abofeteó varias veces, luego con el puño cerrado le pegó en el estomaguito, hasta que el bebé quedó en silencio, al amanecer se dio cuenta que el cuerpecito estaba inmóvil, optó por salir a la casa de su mamá, pero llamó por teléfono a Sandra:

“El bebé está solito en la casa, le pegué porque estaba llorando, pero poquito”.

Sandra dejó de trabajar, así que regresó a su casa, encontrando al bebé con moretones en la cara, en el cuerpo, inmóvil, por lo que presa del llanto lo llevó al hospital más cercano de su casa, donde rápidamente fue atendido:

“Todos estaban atendiendo a mi hijo, el doctor salió y dijo que le había dado un infarto, que tenían varios minutos tratando de revivirlo y además me dijeron que tenía los órganos reventados y al poco rato me dijo que ya estaba muerto”.

Esa misma tarde Sandra, interpuso una denuncia contra su pareja Rolando Armando Hernández como presunto asesino de su hijo, pero horas después le llamaron por celular, primero que le daban 200 mil pesos para que se desistiera y luego la voz, que desconoce de quién sea, la amenazó de muerte.

El caso impactó en el estado de Chiapas, la presión de la gente y familiares del bebé rindió frutos, porque los elementos de la Policía Ministerial de Chiapas, capturaron a Rolando el 18 de febrero y lo pusieron a disposición del Juez de Control.

El grupo de mujeres caminó más de tres kilómetros de distancia al Palacio de Justicia de la zona Altos de Chiapas, exigiendo justicia al tiempo que gritaban consignas y llevaban pancartas con la leyenda:

“¡No queremos más niños muertos, ya basta!”, “¡Rutilio Escandón (gobernador de Chiapas) queremos ver acción en tu gobierno, justicia para Paul!”.

Aunque Sandra en los medios de comunicación señaló que el bebé pudo ser ultrajado, el examen del médico legista resultó negativo.

“Queremos justicia para el niño y también que le den un castigo al asesino. No sabemos cómo ella permitió que el niño estuviera a cargo de ese hombre”, señalaron las bailarinas Margarita Pérez y Sonia López.

Las mujeres organizaron un mitin frente a la fiscalía de la zona Altos de Chiapas antes de sepultar al menor.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado, a través de la Fiscalía de Distrito Altos, dio inicio a la carpeta de investigación por homicidio calificado agravado.

Pero Soledad está enfurecida, acudió al velorio y dijo que su hija esta desconsolada, porque ambas amaban al bebé Arnoldo Paul Gómez, le daban todas las atenciones, pero el titular de averiguaciones previas Víctor Nájera ni le puso atención a la carpeta de investigación:

“Yo tenía la custodia del bebé. No me di cuenta que en la fiscalía cambiaron los datos de identificación , en lugar de escribir Arnoldo Paul Gómez, le pusieron de apellido Torres.”

Cuenta Soledad, que ese día que se descubrió el homicidio, una chica de la vida galante le llamó celular parta decirle:

– ¿Ya supo lo que pasó con el bebito de Sandra?

-¿No?

-¡Lo mató su pareja Rolando!

Por eso Soledad quiso interponer una denuncia de homicidio, pero el fiscal se la negó porque no es familiar cercana:

“Tengo que cuidar mi integridad porque la familia de Rolando, porque solo lo vi como dos veces, está moviéndose con organizaciones, por ello responsabilizó a los familiares por las amenazas que me han hecho. Queremos justicia, no sabemos si era la primera vez que Rolando lo golpeaba, porque el niño lo veía y lloraba, es indignante que durante el tiempo que ella lo tuvo, no sabemos cuántas veces lo agredió”.

COMPARTE

ENTÉRATE PRIMERO
Suscríbete al newsletter
Lo más visto

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIAS ANTERIORES

DENUNCIA ANÓNIMA

    CONTÁCTANOS

    LLámanos (868) 810 1351 y (868) 341 3050
    EscríbenosBusiness Solution Center Whatsapp
    Síguenos
    Vertical FacebookVertical InstagramVertical Twitter